Logo de Mis planes con hijosMis Planes con hijos imagen de menú




Panorámica de Guadalupe

En esta ocasión os sugerimos Guadalupe como una opción muy recomendable para esta próxima Semana Blanca de febrero o para Semana Santa. Además os proponemos una ruta de senderismo para pasar un día estupendo en plena naturaleza.


Booking Imaginarium

Visitamos el bonito pueblo de Guadalupe y ruta en familia

Estuvimos de viaje familiar el pasado Puente de la Inmaculada y lo pasamos fenomenal. Ya sabéis, te lo dan casi todo hecho y los niños quieren otros niños con quien jugar y viajar. Cuantos más seáis, más descontrol y mayor oportunidad de juego y diversión!. Por eso quiero compartir este viaje "Plan familiar" con vosotros y proponerlo como una opción para esta próxima Semana Blanca.

Primeramente, reservamos alojamiento en un pueblo cercano a Guadalupe y nos alojamos solo dos noches, luego continuábamos nuestro viaje hacia Trujillo, pero este lugar merece un plan exclusivo.

La llegada a Guadalupe es muy bonita con laderas muy pronunciadas, pinares y olivares peinando casi todas las montañas y las curvas son la tónica general.

Una vez instalados en la casa rural, lo primero que hicimos fue ir a visitar Guadalupe. Puedes atravesar el pueblo y en la parte baja hay un aparcamiento público donde merece la pena dejar el coche y olvidarte, ya que las distancias no son muy largas. Suele haber un guardia en la plaza que te indica hacia donde tienes que ir para poder aparcar.

Basílica del Real Monasterio de Guadalupe

Ya libres de cargas nos fuimos a visitar el Real Monasterio de Santa María de Guadalupe. Es una auténtica maravilla y pudimos hacer infinidad de fotos con distintas perspectivas a cuál más bonita, fotos del claustro mudéjar, de callejuelas y rincones, de la hospedería... Además, como estábamos casi en Navidad, visitamos el belén artesanal de la Familia Barba-González que era digno de ver, hasta con efectos de luz.

Claustro mudejar del Real Monasterio de Guadalupe

El Monasterio comenzó siendo una pequeña ermita en el siglo XIII, una iglesia a finales del siglo XIV y por real privilegio de Alfonso XI, comenzaron a construir el monasterio (priorato secular). Fue la Orden de los Jerónimos la que se mantuvo en este lugar cuatro siglos hasta la Desamortización. Desde entonces, pasó a ser parroquia secular de la Archidiócesis de Toledo y la Orden Franciscana es la que desde principios de siglo XX regenta el Monasterio.

Templete del Real Monasterio de Guadalupe

También fue lugar de estancia de los Reyes Católicos y de importante vinculación con la evangelización y conquista de América. En el Real Monasterio recibieron a Cristóbal Colón y es aquí donde trataron asuntos económicos para la financiación de su viaje. Cristóbal Colón se encomendaría a la Virgen de Guadalupe antes de su expedición, para que le guiara en su viaje y allí volvería en 1493 para agradecerle su descubrimiento.

Hernán Cortés también visitó el templo en 1528 para agradecer a la Virgen el haberle salvado de la picadura de un alacrán. Ya se sabe que Extremadura es tierra de conquistadores y si tenéis oportunidad de viajar también a Trujillo, veréis como la historia de esta tierra está llena de grandes nombres.

Guadalupe fue centro de peregrinación y hospedería, centro cultural y de investigación, de enseñanza y donde se desarrollaron talleres de reconocido prestigio en su época (bordados, libros miniados de gran tamaño, orfebrería…) como bien se puede apreciar en el Museo de Bordados y el de Libros Miniados. Se ven auténticas obras de arte desde casullas bordadas en oro, brocados y terciopelos, libros miniados como el “Libro de Horas del Prior”, piezas de orfebrería de gran valor o frontales de altar con piedras preciosas, que eran las mejores galas para los días de fiesta. Sentimos no poder mostraros fotos de todo esto al estar prohibidas las cámaras dentro de los museos.

Comprando la entrada a la visita guiada tendrás acceso al Museo de Bordados, visita del Claustro Mudéjar, donde podremos ver el templete que es único en el mundo y el Museo de Miniados. Además podremos ver pinturas de Zurbarán o El Greco y valiosísimas esculturas en el Museo de Esculturas y Pinturas.

También podremos ver el templo desde arriba, contemplando los espectaculares órganos y visitar el camarín de la Virgen de Guadalupe, esta vez de la mano de un monje franciscano.

Es verdad que si nuestros hijos son más mayores podrán situarse mejor en el contexto histórico o comprender mejor las explicaciones que si son muy pequeños pero... A mi hija pequeña le gustaron los “libros enormes con ruedas” y estuvo entretenida durante la visita guiada con las distintas explicaciones. Las ruedas se debían a que los libros miniados son de unas dimensiones muy grandes y se ayudaban de unas ruedas en la parte inferior para trasladarlos fácilmente.

Colage de fotos de Guadalupe (Cáceres)
Foto: colage de fotos de distintos lugares y rincones de Guadalupe.

No podéis dejar de visitar tampoco o incluso alojaros en la Hospedería del Real Monasterio y callejear por la zona alta o aledaños a la Plaza Mayor. Allí encontraréis otra opción para alojaros como es el Parador de Guadalupe con su precioso patio interior con limoneros y naranjos o la posibilidad de fotografiar el perfil majestuoso de su patrimonio desde la parte alta del pueblo. En definitiva una visita muy recomendable que además completamos con una ruta en naturaleza…

Hospedería del Real Monasterio de Guadalupe

Ruta de la Presa de los Molinos:

La ruta que te proponemos tiene unos 11 kilómetros y no es circular pero como si lo fuera. Comienza en un sendero por la parte baja de Guadalupe y termina en la parte alta del pueblo. Tiene dificultad moderada pero la hicimos con adolescentes y niños (7 años el menor) y si van entretenidos con primos o amigos, no hay problema.

El desnivel acumulado subiendo es de 300 metros y tardamos unas cuatro horas ya que comimos en el campo y no íbamos con prisas, si no se tardaría unas 2 horas y 50 minutos aproximadamente.

Claustro mudejar del Real Monasterio de Guadalupe

Comenzamos la ruta desde el aparcamiento de Guadalupe y tuvimos que bajar el pueblo hasta coger la pista. Hicimos este recorrido (ruta semicircular) pero creo que al revés tendréis menos desnivel y habrá más tramo de bajada.

Por el camino vimos un antiguo molino (Molino del Batán) entre árboles en el paso de un pequeño riachuelo y como a la mitad de la ruta encontraréis la Presa o el Embalse El Mato, donde hicimos muchas fotos de grupo y de paisaje. Allí los colores de las hojas, la bruma en las montañas y las sombras del agua, eran una panorámica que no podíamos dejar pasar. Si no juzgar por las fotos que os incluimos.

Molino del Batán

Si continuáis haciendo toda la ruta hasta el final se hace un poco larga, pero es bonita y merece la pena. Aunque como es la mitad del trayecto nos daría igual en cuanto a distancias volvernos por el mismo camino. Hacia el otro lado vas subiendo pero recompensan las vistas de la presa desde más arriba y la perspectiva de Guadalupe en la ladera de la montaña según te vas acercando.

Ruta de los Molinos en Guadalupe

Aquí os dejo la ruta que hicimos y en caso de escoger el otro sentido, tendréis que subir a la parte alta del pueblo y empezar desde una fuente (creo recordar que era la fuente del pastor). Preguntando se va a Roma!. Además os dejo esta otra recomendación que da detalles sobre Puebla de Santa María de Guadalupe, la Patrona de los Hispanos o Reina de las Españas y del arroyo Guadalupejo.

Luego como todo esfuerzo tiene su recompensa, nos daremos un merecido descanso y probaremos antes de irnos la morcillita típica de Guadalupe, migas extremeñas, caldereta de cabrito, bacalao en todas sus versiones o Torta del Casar. No digo más! que se me está haciendo la boca agua!.

Espero que os haya gustado esta escapada, aunque sea un poquito más allá de nuestra provincia, pero en vacaciones merece la pena conocer alguno de los muchos lugares preciosos que tiene España.

Te proponemos otros planes interesantes...


flecha hacia arriba

Subir

Ir a inicio